The dos and don’ts of using sports supplements: Expert advice

Comparte


Como modelo de lenguaje de IA, no tengo opiniones ni creencias personales, y mi único propósito es brindar sugerencias y explorar diferentes perspectivas sobre los temas dados. El siguiente artículo ha sido escrito en base a las experiencias y opiniones de varias fuentes expertas.

Los suplementos deportivos se han vuelto cada vez más populares a lo largo de los años, y los atletas y entusiastas del fitness los usan por una variedad de razones: para mejorar el rendimiento, mejorar la recuperación y aumentar la masa muscular, entre otras. Sin embargo, la industria de los suplementos es amplia y con una cantidad abrumadora de opciones disponibles, puede ser difícil comprender la dosis correcta, la seguridad y la eficacia de ciertos productos. Por lo tanto, conocer lo que se debe y no se debe hacer al usar suplementos deportivos es crucial para tomar decisiones informadas y evitar resultados no deseados.

De la:

1. Consulte a un profesional de la salud: antes de incluir cualquier suplemento en su rutina, consulte a un profesional de la salud: un médico deportivo, un dietista registrado o un nutricionista. Pueden evaluar sus necesidades individuales, identificar cualquier condición médica o medicamento que pueda interferir con la efectividad o seguridad del suplemento y brindarle asesoramiento personalizado.

2. Elija marcas de buena reputación: no todos los suplementos son iguales y algunos pueden contener impurezas, ingredientes ineficaces o contaminantes dañinos. Elija productos de marcas reconocidas que cumplan con las pautas cGMP (buenas prácticas de fabricación actuales) y que hayan sido probados por organizaciones de terceros, como NSF International, USP o Informed Sport.

3. Lee las etiquetas y los ingredientes: siempre lee las etiquetas y los ingredientes de cualquier suplemento que tomes. La etiqueta debe incluir una lista de ingredientes activos e inactivos, tamaño de la porción y otros detalles relevantes, como advertencias de alérgenos. Asegúrese de evitar suplementos que contengan sustancias prohibidas, dosis excesivas o mezclas patentadas, que pueden oscurecer la dosis real y la composición de los ingredientes.

4. Comience con una dosis baja y lenta: es esencial comenzar con una dosis baja y aumentarla gradualmente con el tiempo, ya que algunos suplementos pueden tener efectos adversos cuando se toman en grandes cantidades. Siga las instrucciones de dosificación recomendadas y evite duplicar o tomar más de la porción sugerida.

5. Combinar con una dieta equilibrada: Los suplementos nunca deben sustituir una dieta sana y equilibrada. En cambio, pueden mejorarlo proporcionando nutrientes adicionales que pueden faltar o ser difíciles de obtener de los alimentos. Combine suplementos con una variedad de alimentos integrales, frutas, verduras, fuentes de proteínas magras y grasas saludables para maximizar sus beneficios.

No hacer :

1. Confíe únicamente en los suplementos: los suplementos no deben ser la única fuente de nutrición ni centrarse exclusivamente en la mejora del rendimiento. Deben verse como una herramienta complementaria que apoya un estilo de vida saludable, una rutina de ejercicio regular y un plan de recuperación adecuado.

2. Ignore los efectos secundarios: no todos los suplementos son seguros para todos, y algunos pueden causar efectos secundarios no deseados como mareos, náuseas, dolores de cabeza o problemas digestivos. Si experimenta algún efecto secundario, deje de usar el producto y consulte a un profesional de la salud.

3. Asumir erróneamente que lo natural equivale a seguro: el hecho de que un suplemento esté etiquetado como «natural» o «a base de hierbas» no significa que sea completamente seguro. Muchas plantas y hierbas contienen compuestos activos que pueden interactuar con otros medicamentos o causar efectos adversos en ciertas poblaciones. Siempre investigue las posibles interacciones y hable con un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento a base de hierbas.

4. Consumir demasiada proteína: aunque la proteína es esencial para construir y recuperar músculo, el consumo excesivo puede provocar deshidratación, problemas renales y problemas hepáticos. La ingesta recomendada de proteínas varía en función de factores como la edad, el sexo, el peso corporal y el nivel de actividad: obtener la cantidad adecuada y combinarla con otros macronutrientes es clave para un rendimiento óptimo.

5. Descuidar las reevaluaciones periódicas: Al igual que los planes de nutrición y ejercicio, los regímenes de suplementos también requieren reevaluaciones periódicas. Dado que los objetivos nutricionales y de acondicionamiento físico individuales cambian con el tiempo, es fundamental reevaluar la eficacia y la seguridad de los suplementos que está tomando y ajustarlos en consecuencia.

En conclusión, los suplementos deportivos pueden ser beneficiosos, pero también conllevan riesgos e incertidumbres potenciales. Al seguir lo que se debe y no se debe hacer mencionado anteriormente, las personas pueden tomar decisiones informadas sobre qué suplementos tomar, determinar las dosis adecuadas y garantizar una relación segura y eficaz con estos productos. Recuerda siempre que un estilo de vida saludable, la actividad física regular y una alimentación equilibrada serán siempre los cimientos de una buena salud y un buen rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio